He sido yo

Cuando yo he sido yo,
caminé por nuestras calles sonriendo serenamente, riéndome con el más tonto de los chistes y juntándome con toda clase de personas.

He sido yo

Cuando yo he sido yo,
el miedo me seguía haciendo compañía, pero no decidió por mí.
Cuando yo he sido yo,
tú y yo nos abrazamos y
nuestros besos eran eternos: ser tiernos no era un lujo.
La alegría me acompañaba,
tanto en las derrotas
como en los triunfos.

Cuando yo he sido yo,
no hicieron falta palabras:
una mirada, una sonrisa; caminando de la mano
hasta en la distancia.
La verdad latiendo dentro de mí.

Cuando he sido yo

Cuando yo he sido yo,
perdoné nuestros errores y
acepté mi torpeza, retomando el camino esperanzado;
abracé mis dolores
entre lágrimas y cantos, cuando yo he sido yo.

Dejé de buscar excusas,
pretextos, culpables y
me hice cargo de los latidos
de mi corazón, pidiendo perdón siempre y permiso
sólo de vez en cuando:
eso fue cuando yo he sido yo.

Cuando yo he sido yo,
acepté ser feliz sin merecerlo, empezando a respetar mi esencia.
Dije que sí o que no y
tomé mis decisiones,
acertando a veces y
equivocándome otras.
Aguanté ausencias inaguantables y, si bien el sufrimiento del mundo me desgarraba
cuando yo he sido yo,
la esperanza siempre regresó bailando bajo la lluvia.

Amanece

Cuando yo he sido yo,
la luz de la aurora
me guiñó su ojo
cada mañana, los pájaros
cantaron para mí,
las puertas se abrieron,
las murallas se derrumbaron.

Así que, seguiré siendo yo,
seguiré por mi camino
a mi manera, seguiré regalándote mi sonrisa.
Si quieres, puedes acompañarme, mientras tú seas tú.

Carlo De Amicis

2 thoughts on “He sido yo

  1. Ser uno mismo, a nuestra manera… Que bonito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close