La hora que enternece

«Era ya la hora en que se enternece el corazón de los navegantes, y renace su deseo de abrazar a los caros amigos, de quienes el mismo día se han despedido, y en que el novel viajero se compunge de amor, si oye a lo lejos alguna campana, que parezca plañir al moribundo día»

Como  en estos versos de la Divina Comedia de Dante, así me siento ahora, al terminar este día: ha sido un día hermoso en el que he recorrido la sexta etapa de LA VIA DI FRANCESCO.

Empecé el camino el día 29 de agosto,  con salida desde la Basílica de San Pedro en Roma y con destino a Asís, la ciudad del Pobre de Dios, San Francisco.

Seis etapas de las diez que conforman este camino ya se han quedado a mis espaldas: Seis etapas recorridas  en solitario: Seis días en los que sólo en escasas ocasiones me he cruzado con otros peregrinos que iban en el otro sentido.

Seis días de soledad y de cansancio, pero también de ilusión.

Está siendo una gran experiencia para mí, pero hoy no quiero hablar de ello, porque es la hora que enternece el corazón de los caminantes, y renace en mí el deseo de abrazar a todas aquellas personas que habéis entrado en mi vida para quedaros.

Qué hermoso es extrañar vuestras sonrisas, vuestros abrazos, vuestras presencia.

Gracias, gracias y gracias

5 thoughts on “La hora que enternece

  1. ¡Qué sigas disfrutando de ese maravilloso camino! Un fuerte abrazo. Antonio Miguel.

  2. Que maravilla de viaje interior,lleno de aprendizajes y mil cosas,disfrutalo a tope,no todos podemos asi que va por ti,y por todos!! Mil besos,cuidate mucho y gracias por compartir,besossssss❤❤❤❤

    1. Gracias, gracias y gracias.

    2. Gracias gracias gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close