Monta├▒as de la luna ­č笭čçŞ

Montañas de la luna: Dolomitas, los montes pálidos: Las Vegas, 27 de noviembre de 2019,

Acabo de almorzar un improvisado risotto con tomate y no me ha salido nada mal.

Monta├▒as de la luna
Monta├▒as de la luna, un lugar excelente para hacer trekking

Lo que echo en falta es un buen caf├ę expreso italiano. Vistas las circunstancias hasta me conformar├şa con una ┬źrelaxing cup de caf├ę con leche┬╗, pero un caf├ę americano es un aut├ęntico sacrilegio por un buen italiano muy cafetero.

Ser├í que eso me provoca una poca de nostalgia para mi tierra, ser├í que m├ís de una persona me ha dicho que le gust├│ la leyenda de la Enrosadira, el hecho es que les quiero contar hoy otra leyenda dolom├ştica sobre las Monta├▒as de la luna.

Las monta├▒as de la luna

Ayer les cont├ę de que a las Dolomitas se les suele llamar montes p├ílidos.

Efectivamente tienen un color mucho m├ís claro que el d├ę las restantes monta├▒as de los Alpes. Lo que no todos saben es que no siempre fue as├ş. En una ├ępoca muy remota aquellas monta├▒as tenian el mismo color oscuro que los dem├ís Alpes.

Nen aquellas monta├▒as viv├şa un pr├şncipe, locamente enamorado de una chica a la que hab├şa conocido en un sue├▒o.

Gracias a la ayuda de los viejos sabios, los dos se conocieron y se casaron, por lo que la princesa de la Luna se mud├│ a la Tierra, junto con su amada.

Todo parec├şa ir bien, pero un triste destino conden├│ a los dos j├│venes a vivir separados para siempre. El pr├şncipe no pod├şa vivir en la luna debido a su intensa luz que lo habr├şa dejado ciego. La princesa, por otro lado, no pod├şa soportar el color oscuro de las monta├▒as y la sombra del bosque que le causaba una melancol├şa infinita, tan profunda que la enfermaba.

La princesa de la luna, para no morir, regres├│ a su casa. Ambos viv├şan en la nostalgia del otro sin poder encontrar una soluci├│n para permanecer juntos. Un d├şa, deambulando por el bosque, el pr├şncipe se encontr├│ con el rey de Salvani, un pueblo de simp├íticos gnomos que buscaban una tierra para vivir. El peque├▒o rey, habiendo escuchado el triste destino del pr├şncipe y su bella novia, le propuso un pacto: los salvanio habr├şan hecho brillar las monta├▒as de su reino, a cambio de poder vivir en serenidad en los bosques circundantes.

As├ş fue que los gnomos trabajaron toda una noche de luna llena para hacer girar los rayos de la Luna en grandes bolas y tejer un delicado manto con el que cubrir las monta├▒as. Los Dolomitas comenzaron a brillar por la noche gracias a los rayos plateados de la Luna y la princesa pudo regresar a la Tierra para vivir junto a su esposo, protegida por los reflejos de las Monta├▒as P├ílidas ÔÇŁ Monta├▒as de la luna.

Queda as├ş desvelado el secreto, pero shhhhh no se lo cuenten a nadie, el rey de los Salvani quiere que esto quede un secreto entre ustedes y yo.

Despu├ęs del 15 de julio y antes del 15 de agosto espero regresar a las Monta├▒as de la luna durante una semana para saludar a mis amigos Salvani, haciendo trekking y durmiendo en tienda de campa├▒a. Es la mejor ├ępoca para ello puesto que es el periodo en el que el riesgo de precipitaciones disminuye, y es sabido que a los Salvani no le gusta mojarse. Si crees en la magia y te gustar├şa hablar con los Salvani quiz├ís te interese acompa├▒arme, no ser├şa la primera vez que alg├║n grupo de amigos viene conmigo a mis montes.

Claro queda que estos secretos s├│lo se los podemos contar a quien cree en la magia. A los dem├ís les diremos que ese color claro caracter├şstico, casi hielo, caracteriza a la mayor├şa de los Dolomitas en Trentino se debe a la composici├│n particular de la roca, la Dolomia, que los Salvani no existen, que nunca pronunciaste esa palabra, que a lo mejor me escuchaste decir Salvarani (unas famosas cocinas italianas).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close